Cuidar mi cuerpo, desestresar mi mente, calmar mis emociones y encontrar un espacio para disfrutar de mí.

Cuando el año finaliza, es el momento para hacer balance de como ha ido el año, y de proponernos mejoras para el año siguiente.

¿Cómo se siente tu cuerpo?

Quizás se siente cansado y con dolor, o a lo mejor lleno de energía, salud y vitalidad.

¿Cómo llevas el día a día, con el trabajo, la casa, la familia, los amigos, el tiempo libre, las aficiones?

Quizás te sientas estresado, con la sensación de que no llegas a todo, y que te faltan horas, o a lo mejor sientes que todo fluye con armonía, equilibro y facilidad, que el tiempo te rinde y puedes disfrutar de tu rutina.

En mi experiencia como terapeuta, consteladora familiar, y facilitadora de chi kung y danza orgánica, me doy cuenta de que no es fácil vivir la vida de una manera armónica y equilibrada. Todos tenemos muchas obligaciones y cosas que hacer, y muchas veces no es fácil gestionar nuestro día a día para llegar a todo (y a todos) con calma y serenidad. Además, hay muchas cosas que hay que hacer, sí o sí, con lo cual a veces no disponemos de mucho tiempo ni energía para parar, descansar, relajarnos y recuperar fuerzas. Una cosa nos lleva a otro, y normalmente nos resulta difícil decir: “¡Basta ya! Me voy a tomar un tiempo para mí, para relajarme, para cuidarme, para descansar, para SER.”

Pues bien, déjame que te diga que cuando nos permitimos espacios de calma y de relajación, y cuando nos ofrecemos tiempo para cuidarnos y estar por nosotros, rendimos mucho más, y lo que hacemos lo hacemos con más eficacia, facilidad, presencia y gusto. A veces solo necesitamos unos minutos al día, o quizás una o dos horitas a la semana para desconectarnos de las actividades del día a día y conectarnos a nosotros mismos, para recargarnos las pilas, armonizarnos, calmar nuestra mente, relajar el cuerpo, y reecontrar nuestro centro.

Hace ya más de 10 años que facilito clases regulares de chi kung, una técnica china para reforzar el cuerpo, recargarnos de energía, calmar nuestras emociones y apaciguar nuestra mente. Veo a diario como los asistentes a mis cursos, hombre y mujeres, llegan a mis clases normalmente cansados, con poca energía, moviéndose rápido y un poco estresados; y observo como salen después de hacer la clase, con sus cuerpos relajados, sus mentes tranquilas, sus movimientos calmados, con una sensación de paz y serenidad, con una sonrisa y una energía enfocada y centrada. Me encanta observar esta transformación en tan solo una hora, o una hora y media. Cuando observo esto, me siento satisfecha y feliz de ayudar a muchas personas a sentirse un poco más relajadas y en paz.

Si tu también deseas encontrar un espacio para cuidar de tu cuerpo, tu mente, tus emociones y tu energía, y así sentirte más centrado y sereno, te invito a inscribirte a mis clases de chi kung – movimiento orgánico, donde encontrarás un espacio para ti, para cuidarte y procurarte bienestar y placer de vivir. En estos momentos, estoy facilitando clases de chi kung en Sant Sadurní d’Anoia, en Vilafranca del Penedès, en Vilanova i la Geltrú, y en Sitges.

Para saber los horarios de las clases de chi kung – movimiento orgánico, pincha en el enlace http://flordellum.com/portfolio-items/movimiento-organico-2/

Para conocer los beneficios del chi kung – movimiento orgánico, pincha en el enlace http://flordellum.com/movimiento-organico/

¡TE DESEO UNAS FELICES FIESTAS Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO!

Susana Ros