Cada individuo viene como una simple unidad y luego se divide en dos polaridades opuestas: hombre y mujer. Recuerda que ningún hombre es solamente hombre, la mujer está detrás, escondida en él; y lo mismo pasa con la mujer. Si la mente consciente es hombre, entonces la mente inconsciente es mujer. Si la mente consciente es mujer, entonces la mente inconsciente es hombre.

El encuentro con el hombre o la mujer interior no te va a llenar a no ser que sepas como encontrarte con tu hombre interior o mujer interior. El encuentro con el hombre o con la mujer exterior te dará unos cuantos momentos extáticos, muy bellos, pero a un precio muy alto a no ser que sepas del encuentro con tu polaridad interna.

Este otro encuentro es uno de los mensajes secretos del Tao: Que puedes encontrar a tu mujer interior y a tu hombre interior, ese espacio donde se encuentran tu consciente y tu inconsciente, donde se encuentran tu luz y tu oscuridad, la tierra y el cielo, tu polo positivo y tu polo negativo.

El secreto de los secretos II – Osho

 

Todos sabemos que venimos de la unión de un  hombre y una mujer. Esto crea la vida.

Todos tenemos un papá i un mamá, y tanto si nos gusta como si no, tanto si somos consciente de ello como si no, ésto tiene unas implicaciones en nosotros, que muchas veces van más allá de lo que imaginamos. Tanto si los conocemos como si no, si tenemos buena o mala relación, si estan vivos o muertos, si hay o no relación, el vínculo de sangre y su influencia, consciente e inconsciente, nos afecta.

Cada vez más, observo en mi trabajo de facilitadora de dinámicas de grupo, terapeuta y consteladora familiar, la importancia de sentirse en  paz con los padres y ancestros, y no solo a nivel consciente, sinó también a nivel inconsciente. Observo como muchas de las reacciones, emociones y pensamientos de mis clientes estan condicionados por sus padres y su entorno familiar, observo lo difícil que a veces les resulta cambiar la manera de pensar, para así modificar las emociones y, como consecuencia, adquirir nuevos hábitos más saludables. Me doy cuenta de la importancia de ser conscientes de nuestro hombre y mujer interiores, que tienen mucho que ver con papa y mamá, y con los referentes adultos de nuestra infancia y adolescencia. Es necesario armonizar nuestro hombre y mujer interior, integrarlos, fusionarlos y unirlos para que nos sintamos plenos y en paz. Cuando sentimos lucha en nuestro interior, cuando nos polarizamos, cuando hay dualidad, cuando nos saboteamos en lugar de apoyarnos, en lugar de enfadarnos y frustrarnos, podemos profundizar en nosotros mismos, comunicarnos con nuestro lado masculino y nuestro lado femenino, y abrazarlos para que hagan las paces.

Lo masculino nos aporta presencia, consciencia, enfoque, dirección, individuación, singularidad, estructura, determinación, límites, planificación, visión. Lo femenino nos aporta energia, amor, globalidad, comunión, fusión, infinitas posibilidades, fluidez, espacio, espontaneidad, intuición. Y cuando ambos se unen, se abrazan y se integran, nos sentimos en paz y armonia, plenos de amor y confianza.

Si te apetece explorar a tu hombre y a tu mujer interior, con el propósito de abrazarlos e integrarlos,

te invito a participar en el retiro-vacaciones conscientes del 17 al 20 de agosto.

Integrando Polaridades (1)

Susana Ros Marti