Mediante un trabajo psico-corporal, consciente e inconsciente, la terapia orgánica armoniza los distintos aspectos de la persona (físico, emocional, mental i energético), con el propósito de lograr una sanación integral y profunda, que aporta bienestar y paz.

Con la terapia orgánica tomamos consciencia de nosotros mismos y de cómo nos relacionamos, para así responsabilizarnos de nuestra vida y transformarnos. Con la terapia orgánica se liberan cargas afectivas, se desprograman memorias limitantes, se sanan viejas heridas, se superan enfermedades psicosomáticas, y se resuelven conflictos con uno mismo y con los demás.

¿Cómo?

La terapia orgánica usa técnicas corporales (como la kinesiología, el masaje ayurveda y la biodinámica craneosacral), psicoemocionales (como la psicoterapia, el Gestalt y las flores de Bach), energéticas (como el reiki y las iluminaciones chamánicas), causales (como los rescates del alma), y sistémicas (como las constelaciones familiares), para llegar a la raíz del problema y sanarlo en profundidad, procurando un cambio firme y duradero.

¿Para quién?

La terapia orgánica es adecuada para las personas que deseen mejorar su salud física, mental y emocional, y resolver conflictos personales, familiares y laborales, de una manera natural y profunda.

Beneficios

  • Mejora la salud.
  • Resuelve conflictos personales, familiares y laborales.
  • Sana en profundidad dolencias físicas y psicoemocionales.
  • Regula el cuerpo, calma las emociones y aporta claridad mental.
  • Permite responsabilizarse de uno mismo, y responder con coherencia ante las distintas situaciones de la vida.

¿Para qué sirve?

  • Crisis psicológicas y emocionales.
  • Duelo y depresión.
  • Estrés y ansiedad.
  • Miedos y fobias.
  • Falta de autoestima y desvalorización.
  • Inseguridad y falta de confianza.
  • Desórdenes alimentarios: bulimia y anorexia.
  • Conflictos familiares, de pareja, hijos y laborales.
  • Dificultades para adaptarse a los cambios: embarazo, nacimiento de hijos, traslado, cambio de trabajo, despido, divorcio, enfermedad, menopausia, jubilación, muerte, etc.

¿Qué dicen nuestros alumnos?

¿Que te ha llevado a hacer terapia?
Quería asesoramiento y acompañamiento en una etapa posterior a un divorcio.

¿Qué necesidad deseas satisfacer?
– Aumentar mi autoestima
– Disminuir la ansiedad
– Mejorar la relación con mis padres y hermanos
– Reforzar el vínculo con mis hijos
– Hacerme consciente de las conductas erróneas asumidas a lo largo de mi vida para modificarlas.
– Encontrar un equilibrio físico y emocional

¿Qué te aporta la terapia orgánica?
– Disminución de la ansiedad
– Darme cuenta de las dinámicas familiares y cómo influyen en las relaciones.
– Equilibrio psico-físico-emocional
– Aumento de la confianza en mí misma

¿Cómo es el trato con Susana?
Es muy fácil. Su empatía y profesionalidad dan confianza. Tienes la sensación desde el primer momento de que puede ayudarte, y lo hace respetando tus propios tiempos y desarrollo personal.

Háblanos de tu experiencia…
Empecé a hacer terapia a los cuatro años de la ruptura definitiva con el padre de mis hijos. Encontré muchas dificultades al educar a mis hijos en soledad. Me sentía cansada y agobiada. Llegué a la conclusión que para acompañar y ayudar a mis hijos en su evolución personal y mejorar las relaciones familiares, tenía que estar bien conmigo misma y aceptar las cosas tal cual eran. Conocí a Susana… Actualmente tengo más facilidad para resolver conflictos de relación con los demás, no tengo ansiedad, me siento más segura y con más energía, tengo ilusión para mejorar, y me siento más feliz.

Sara - 46 años
Tenia ganas de conocerme más y trabajar mis inseguridades para estar en paz conmigo misma.

Tuve la suerte de encontrarme con Susana en mi camino y pensé que la terapia orgánica podría ayudarme. Ella me dijo que trabaja con diferentes métodos según la persona y el momento y me pareció que esto podría ser muy beneficioso para mí. Y así ha sido: a través de conversaciones, pequeños movimientos sistémicos, craneo-sacral, flores de Bach y recomendaciones de lecturas, meditaciones y acciones estoy poniendo conciencia en coses que me pasan y reflexionando profundamente sobre la mejor manera de tomarme las situaciones desagradables.

La terapia me está ayudando a conectar conmigo misma y a dar más importancia al cuerpo. Susana es una persona muy dulce, que transmite paz, seguridad y calma y me da confianza.

Alba - 28 años
¿Que me llevó a hacer terapia orgánica?
Decidí hacer flores de Bach porqué creía que sería una buena ayuda en un momento de ciertos “vaivenes emocionales”.

¿Que necesidad querías satisfacer?
Encontrar más serenidad y cama mental y emocional.

¿Que te aportaron las flores de Bach?
La verdad es que me ayudaron a sostener los pensamientos y las emociones para poder abordar con más serenidad todo aquello que me incomodaba en aquel momento.

¿Cómo es el trato con Susana?
Es un trato, por encima de todo, profesional. Eso se traduce en respeto hacia el cliente, delicadeza, serenidad y sensibilidad respeto a los problemas que tenía en aquel
momento.

Háblanos te tu experiencia.
Empece haciendo Flores de Bach pero también hice la terapia craneosacral y reiki.
Todas las terapias me sirvieron en aquel momento de “volcán emocional”. Fue una experiencia que no dudaría en volver a hacer si me encuentro en una situación parecida a aquella. Me siento muy satisfecho del proceso terapéutico que recibí.

Alejandro