Me siento feliz de anunciaros que partir de ahora, y después de un intenso e interesante periodo de formación en biodinámica craneosacral, ofrezco acompañamiento psico-terapéutico a mujeres embarazadas, con la posibilidad de incluir a la pareja y/o hijos para el bien mayor de la familia.

Un embarazo conlleva muchos cambios en la mujer, que pueden afectar su entorno. El cuerpo de la mujer embarazada está gestando una nueva vida, y acontecen cambios fisiológicos y hormonales, que influyen en su bienestar, inciden en sus emociones y afectan a los pensamientos de la futura mamá.

A nivel físico, puede que surjan dolores de espalda, ciática, acidez, vómitos, estreñimiento, mala circulación en las piernas, dificultad para respirar, presiones en el cuerpo, cansancio, insomnio, dificultades para dormir…

A nivel psicológico puede que surja miedo, ansiedad, preocupación, estrés, confusión, inseguridad…

Por todo ello, es de vital importancia que la embarazada se cuide y se deje cuidar. Y para ello, nada mejor que la biodinámica craneosacral, que es una terapia suave, no invasiva ni manipulativa, que favorece que el proceso de gestación se desarrolle con salud y armonía, tanto para la mamá como para el nuevo ser que está emergiendo.

La biodinámica craneosacral facilita los cambios fisiológicos propios del embarazo, elimina molestias, alivia tensiones físicas y mentales, reduce el estrés, regula las emociones, libera la pelvis, desbloquea el sacro, deshace miedos, favorece el desarrollo armónico del bebe, relaja el útero, etc.

Se aconseja una sesión cada cuatro semanas durante todo el proceso de gestación y en los cuatro meses siguientes al parto.