Te dejo ir

Tal como los árboles dejan caer sus hojas en otoño…

Te dejo ir …

sin esfuerzo, de manera natural

porque ha llegado el tiempo, la hora, el momento

 de dejar ir aquello que no me corresponde,

aquello que me ancla a un recuerdo lejano,

aquello que me conecta con una falsa ilusión.

Te dejo ir amor,

te dejo ir …

porque ya hace demasiado tiempo que estás ocupando un espacio en mi corazón,

y aunque seguiré amándote, ya no te llevaré más conmigo.

Porqué ahora, mi corazón desea estar libre para recibir amor, para ser correspondido.

Llevo ya muchos meses queriéndote, sin ser correspondida

llevo ya demasiado tiempo esperando a que vengas, sin que lo hagas

llevo ya demasiado tiempo cerrada a otros hombres, por tenerte a ti en mi corazón

Me duele…

me duele porque la espera ha sido en vano,

me duelen las oportunidades perdidas,

me duele que no quieras acercarte a mí,

me duele haberte retenido hasta ahora.

… así que hoy te dejo ir.

No porque no te ame,

no porque no te quiera,

no porque no crea en ti,

no porque no crea en mi,

no porque no crea en nosotros.

te dejo ir …

simplemente porque me has demostrado que tú no estás presente para mí:

estás lejos físicamente,

te muestras frío emocionalmente,

te siento distante mentalmente,

y aunque espiritualmente parece que anhelas amar en profundidad,

en estos momentos te percibo muy lejos de mí.

Te dejo ir…

Porque  yo ahora quiero cercanía y proximidad.

Deseo dar y recibir afecto y amor, quiero compartir.

Llevo ya demasiado tiempo ofreciéndote mi amor, mi amistad, mi colaboración…

 sin recibir prácticamente nada de ti,

y esto me vacía, me desgasta, me desgarra, me seca…

Ahora mis hojas secas simplemente caen,

se desprenden con facilidad.

Y a medida que voy soltando las hojas secas,

me voy desapegando de ti

Me libero, me libero…

… me libero de ti y de todo lo que no me trae amor correspondido en mi vida.

 Susana Ros